Monasterios de
Catalunya

Templarios
Hospitalarios

Encomienda de Tortosa
< anterior Inicio Catalunya Baix Ebre Tortosa siguiente >
català
buscador contacto facebook

Baix Ebre

Época templaria

Inmediatamente después del asedio y la reconquista de Tortosa (1148) los templarios obtuvieron, como participantes activos en la misma, una quinta parte de la ciudad. Fundaron el convento fuera del recinto amurallado y levantaron la iglesia de Santa María. Esta encomienda no tenía carácter militar ni agrario, era de tipo urbano y básicamente administraba sus posesiones y rentas en la ciudad. Hasta 1165 dependía de ésta la encomienda de Miravet. Su importancia y poder se incrementó con mucha rapidez, en su época de esplendor (1220-1250) el lugar acogía más de veinte frailes. En 1294 los templarios dejaron el dominio del señorío de la ciudad que les correspondía permutándolo con posesiones en Peñíscola y Vinaroz, entre otras.

Sant Miquel dels Templers
Ruinas de Sant Miquel de los Templarios, que pertenecía a ésta orden,
ahora dentro del monasterio de Santa Clara


Tras la permuta, la influencia y poder de la casa de Tortosa descendió con rapidez, además poco después la misma orden del Temple se vería perseguida y en 1317 el proceso culminaría con su extinción y el traspaso Hospital.

De la casa de los templarios en la ciudad de Tortosa no queda nada, estaba situada extramuros cerca del río. Estaba formada por una construcción de defensa que tenía adosada la iglesia de Santa María, construida hacia el 1285. Todas estas propiedades pasaron a manos de los hospitalarios. Se piensa que la iglesia conocida como Sant Miquel de los Templarios, las ruinas de la cual se encuentran englobadas dentro del conjunto monástico de Santa Clara, era propiedad de los templarios y que fue cedida a las clarisas cuando se establecieron en esta ciudad.

Torre de Campredó
Torre de Campredó, en la Font de Quinto
Propiedad templaria aguas abajo del Ebro

Los hospitalarios

El 1317 la encomienda pasó a los hospitalarios. Villanueva dejó constancia de una inscripción junto la puerta de la iglesia de Santa Maria donde se aludía a la toma de posesión por parte de los hospitalarios de la misma: En lan de MCCCXVII. II. Dies a la entrada del mes de Deembre lo honrat frare Marti Periz Doros, castela Damposta entra en posesio ponament de la casa, dels bens, qui foren del orde del temple en la ciutat de Tortosa; e puys apres de tots los altres bens en Arago, e en Catalunya.

La encomienda entró en decadencia. En el siglo XIV, cuando se ampliaron las murallas de la ciudad, el conjunto del convento e iglesia quedaron en el interior, junto la muralla y la puerta del Temple. La iglesia fue incendiada en 1643 y en 1810 quedó destruida como resultado de la guerra de la Independencia y nunca más se volvió a levantar. En 1789 murió el último comendador y la orden orden desapareció prácticamente de la ciudad. En 1851 fue abolida formalmente. Se han descubierto diversos restos en el momento de edificar los solares que antiguamente ocupaba la encomienda.

La Llotja
Torre de "la Llotja" de la encomienda de Prat
dependiente de Tortosa

Torre del Prior
Torre del Prior, del Temple y después de los hospitalarios
Torre del Prior
Torre del Prior

Bibliografía:
- PAGAROLAS I SABATÉ, Laureà, y otros. Catalunya Romànica. Vol. XXVI. Tortosa i les Terres de l’Ebre... Barcelona: Enciclopèdia Catalana, 1997
- FUGUET SANS, Joan. Templers i hospitalers, II. Guia de les Terres de l’Ebre i dels castells templers del Baix Maestrat. Barcelona: Rafael Dalmau Ed., 1998
- ALMERICH I PADRÓ, Paulina. Les cases de religiosos a Tortosa. Tortosa: Ed. Coop. Gràfica Dertosense, 1998
- PAGAROLAS I SABATÉ, Laureà. Els templers de les Terres de l’Ebre (Tortosa) 2 vols. Tarragona: Diputació de Tarragona, 1999
 

Situación

Desaparecida. La encomienda se encontraba junto a la puerta del Temple de la muralla de la ciudad, en el cruce de la calle de Teodor González y la avenida de la Generalitat. No hay restos visibles
Al norte de la ciudad se encuentra la torre del Prior y al sur las de la Llotja y Campredó

Baldiri B. - Abril de 2016