Monasterios de
Catalunya

Paleocristiano

Monasterio paleocristiano de Tarragona
< anterior Inicio Catalunya Tarragonès Tarragona siguiente >
català
buscador contacto facebook

Tarragonès

La primera vez que se menciona una comunidad cristiana en Tarragona está relacionada con el martirio del obispo Fructuoso y de los diáconos Augurio y Eulogio, hecho ocurrido en el anfiteatro y que se enmarca en la persecución de Valeriano (253-260). Esto demuestra que en ese momento, en el año 259, el cristianismo ya estaba arraigado en la ciudad. En este contexto quizás cabe mencionar la tradición que explica la llegada de San Pablo alrededor del año 65. Tarragona era una ciudad de primera magnitud, bien comunicada y con una importante circulación de personas e ideas. A partir del 312, en la época de Constantino, el cristianismo se debió expandir y adquirió más relevancia, el 314 hay constancia de delegados del obispo de Tarragona participando en un concilio en Arlés.
 

Necròpolis de Sant Fructuós
Restos visibles de la necrópolis de Sant Fructuós

Necròpolis de Sant Fructuós
Sepulturas de la necrópolis de Sant Fructuós


A finales del siglo IV, en una carta del papa Siricio dirigida al obispo Himerio relacionada con la adopción de medidas contra el priscilianismo, se mencionan sacerdotes y monjes, lo que indica, al menos, la existencia de monasterios en su entorno en aquella época. A comienzos del siglo V también hay constancia de un tal Frontó, que había erigido un monasterio en la ciudad, de todos modos Jordi López destaca la posibilidad de que el concepto de monasterio no corresponda con el actual y que en este caso se trate de la celda de un monje solitario. Finalmente, en el epitafio del obispo Sergio (c520-555) se menciona que había fundado un monasterio, sin dar más datos sobre el mismo.
 

Sirici
El papa Siricio (388-399)
Ilustración del Liber Chronicarum (1493)
Bayerische Staatsbibliothek

Necròpolis de Sant Fructuós
Sepulcro de san Fructuoso en la basílica a él dedicada


Del monasterio (o monasterios) preislámico de Tarragona no hay datos más concretos y no se ha podido localizar aunque se ha querido situar en la basílica del Parc Central, excavada a partir del 1994 y publicada por Jordi López quien, aunque contempla esta posibilidad, la desestima. Desde mediados del siglo III y especialmente entre los siglos IV y V se había ido desarrollando cerca del Francolí una necrópolis, lugar de entierro del obispo Fructuoso y los otros mártires. Cerca de su tumba, a finales del siglo IV y principios del V, se levantó la basílica de Sant Fructuós donde se venera su memoria a la que poco después acompañaría una segunda levantada en el norte, en la zona del Parc Central. Es esta última basílica (y también en alguna ocasión, la de Sant Fructuós) la que se ha relacionado con un primitivo cenobio, el que sería uno de los más antiguos de Occidente.

El 716, la invasión sarracena llegó a Tarragona, ciudad que quedó abandonada y prácticamente sin población, lo que marcaría el fin de la actividad monástica preislámica en este lugar.

Necròpolis de Sant Fructuós
La Cripta dels Arcs, en la basílica de Sant Fructuós


Basílica del Parc Central de Tarragona
Planta esquemática de la basílica note, con su atrio

Basílica del Parc Central de Tarragona
Basílica norte (Parc Central)


Basílica del Parc Central de Tarragona
Ábside de la basílica norte

Basílica del Parc Central de Tarragona
Sepulcros asociados a la basílica norte


Bibliografía:
- BOTO VARELA, Gerardo (2006). Topografía de los monasterios de la marca de Hispania. A Monjes y monasterios hispanos en al Alta Edad Media. Aguilar de Campoo: Fundación Santa María la Real
- LÓPEZ VILAR, Jordi (2006). Les basíliques paleocristianes del suburbi occidental de Tarraco. El temple septentrional i el complex martirial de Sant Fructuós. Tarragona: Universitat Rovira i Virgili / Institut Català d’Arqueologia Clàssica
- MAR MEDINA, Ricardo; SALOM I GARRETA, Cristòfor (1999). Via, vil·la i basílica del Parc Central. A Del romà al romànic. Barcelona: Enciclopèdia Catalana
- MUÑOZ MELGAR, Andreu (2001). El cristianisme a l’antiga Tarragona. Dels orígens a la incursió islàmica. Tarragona: Institut Superior de Ciències Religioses Sant Fructuós / Arquebisbat de Tarragona
- MUÑOZ MELGAR, Andreu (2014). La Tàrraco dels primers cristians. Tarragona: Associació Cultural Sant Fructuós
- RIFÀ Àngel (2004). Troballes numismàtiques a la basílica del Parc Central (conjunt paleocristià del Francolí, Tarragona). A Revista d'arqueologia de Ponent. Núm. 14
 

Situación:

No se ha podido localizar su emplazamiento. Los restos arqueológicos de la basílica norte se encuentran en el aparcamiento subterráneo del centro comercial del Parc Central, junto a la basílica de Sant Fructuós, en la fábrica de tabaco

Baldiri B. - Diciembre de 2012 / Actualizado diciembre de 2017