Monasterio de Santa Maria de Ripoll

Rivopollus / Riopollus

(Ripoll, Ripollès)

Santa Maria de Ripoll
Santa Maria de Ripoll

El valle de Ripoll y otros espacios de esta comarca y también de Osona fueron repoblados a partir del 879 gracias a la iniciativa del conde Wifredo (Guifré) el Velloso que emprendió la reorganización de un amplio territorio que se extendía más allá de estas comarcas. En esta tarea colonizadora tuvieron un papel importante los monjes y la red de monasterios que se fue tejiendo en aquella época y que había comenzado poco antes en la vertiente norte del Pirineo.

Santa Maria de Ripoll
Santa Maria de Ripoll

El monasterio de Ripoll fue una pieza clave en este cometido, esta casa la fundó el mismo conde Wifredo (que en el mismo contexto también fundaría el monasterio femenino de Sant Joan de les Abadesses) seguramente el año 879, y la puso bajo la dirección de Daguí, el primer abad, hasta entonces sacerdote en la iglesia de Gréixer. La primera mención cierta del establecimiento monástico de Ripoll se sitúa en el año 880, en una donación a su favor. Seguramente la comunidad se estableció en dependencias provisionales y el 888 el obispo Gotmar de Vic pudo consagrar la primera iglesia dedicada a Santa Maria. En aquel momento los fundadores, Guifré y su mujer Guinedilda, formalizaron una dotación económica y también ingresó aquí su hijo Radulf, nacido hacia el 882-883, aportando también otros bienes. Wifredo murió el 897 y fue enterrado en el monasterio.

Santa Maria de Ripoll
Portada de Santa Maria de Ripoll
Grabado de Parcerisa, publicado en
Recuerdos y bellezas de España (1843)
Santa Maria de Ripoll
Santa Maria de Ripoll
Fotomontaje de la portada
Portada de Ripoll
La portada de Ripoll
Santa Maria de Ripoll
Santa Maria de Ripoll

Con la protección condal, Ripoll se fue desarrollando y enriqueciendo. Además de la iglesia de la comunidad se consagraron dos más, que seguramente también atendían las necesidades de la población, sirvientes, etc. que se habían reunido a su alrededor. Las posesiones del cenobio, en esta época ya eran importantes, y se extendían por otras comarcas, además del propio Ripollès. En este sentido cabe mencionar las posesiones recibidas en la montaña de Montserrat. Este desarrollo económico llevó a levantar una nueva iglesia monástica, que se consagró en 935.

Poco después todavía se llevaba a cabo una tercera consagración, el 977, punto culminante de la obra constructiva del abad Arnulf (el cuarto abad de Ripoll, fallecido en 970), que incluía un claustro y una muralla que protegía el conjunto. La iglesia de la época de Arnulf era similar al actual, y tenía cinco naves y cinco ábsides. También bajo el gobierno del abad Arnulf, Ripoll logró la ratificación de sus posesiones gracias a una bula del papa Agapito II (951) además de su independencia, en adelante quedaba bajo la protección papal. Asimismo se produjo un importante desarrollo cultural, también iniciado bajo el gobierno del mismo Arnulf. El abad envió copistas toda Europa para transcribir los documentos que les serían de utilidad, tanto dentro del campo estrictamente religioso como de las ciencias. El escritorio de Ripoll tuvo su máxima actividad bajo el abadiato de Oliba.

Santa Maria de Ripoll
Santa Maria de Ripoll
Santa Maria de Ripoll
Santa Maria de Ripoll
El abad Oliba (c971-1046)
Francesc Fajula, 2008

Oliba era de familia noble, hijo del conde Oliba Cabreta, renunció a su posición y en 1003 ingresó en Ripoll, en 1008 fue elegido abad de esta casa y de Sant Miquel de Cuixà y desde el 1017 también obispo de Vic. Tuvo una amplia labor política, destacando la fundación de Montserrat, que se mantuvo bajo la dirección de Ripoll hasta el 1402. Bajo el abadiato de Oliba, en 1032, se hizo una nueva consagración de la iglesia, reflejo de su actividad constructora (también en Sant Pere de Vic y Sant Miquel de Cuixà) y que significó la reconstrucción total del edificio. Es esta iglesia, con importantes transformaciones, destrucciones, y restauraciones, la que actualmente se conserva. Ripoll sirvió de panteón condal durante muchos años.

La muerte de Oliba, en 1046, significó el inicio de la decadencia de la abadía que llevó a unirla a la de San Víctor de Marsella (Bocas del Ródano), que en aquella época se había colocado al frente de varios monasterios de Catalunya. Al tiempo que tomaba protagonismo su participación en los enfrentamientos en el cercano monasterio de Sant Joan de les Abadesses. También tuvo una importante labor fundadora de prioratos dependientes; aparte del de Montserrat, hay que mencionar de Sant Pere el Gros de Cervera, Santa Maria de Gualter, Santa Maria de Meià, Santa Maria del Coll de Panissars, Santa Maria de Banyeres, Sant Quintí de Mediona o Sant Andreu de Tresponts.

Santa Maria de Ripoll
Santa Maria de Ripoll
Santa Maria de Ripoll
Santa Maria de Ripoll
Sepulcro de Ramon Berenguer III
Cenotafio de Ramon Berenguer IV

Después de una época de tensiones, la abadía independizó de Marsella en 1172, lo que no se aceptó a San Víctor y que motivó varios pleitos. Se iniciaron las obras del actual claustro. A comienzos del siglo XIII el cenobio pasó a formar parte de la Congregación Claustral Tarraconense. El siglo XIV estuvo marcado por un descenso en la vida religiosa y económica, en 1290 fue asaltado por los ciudadanos de Ripoll, que hicieron destrozos importantes. La comunidad perdió muchos de sus miembros, los gastos y las deudas se hacían difíciles de soportar, en 1402 se perdía Montserrat, la peste y los terremotos de 1428 lo acabaron de afectar.

A partir del 1461 comenzaba una época de abades comendatarios, interesados poco más que en el cobro de las rentas y poco dispuestos a invertirlas en el mismo cenobio. La relajación de la vida comunitaria era bien patente, con episodios de insubordinación y épocas sin abad. Los siglos siguientes no aportaron ninguna mejora y la vida de la comunidad se mantuvo en un estado precario. Víctima de revueltas e invasiones, el comienzo del siglo XIX vino marcado por una primera exclaustración (1820-1823). En 1830 se reformaba totalmente la iglesia, pasando de cinco a tres naves. En 1835 llegó la exclaustración definitiva, seguida de un incendio, destrucción y pillaje. La restauración comenzó a partir de 1863 y en 1893 fue consagrada de nuevo la iglesia de Santa Maria.

Santa Maria de Ripoll
Santa Maria de Ripoll
Excavación bajo el presbiterin,
con la base del ábside central
Santa Maria de Ripoll
Santa Maria de Ripoll
Sepulcros bajo el presbiterio
Santa Maria de Ripoll
Santa Maria de Ripoll
Esquema de la planta de la iglesia
y del claustro
Santa Maria de Ripoll
Santa Maria de Ripoll
El claustro
Santa Maria de Ripoll
Santa Maria de Ripoll
El claustro
Santa Maria de Ripoll
Ruínas de Santa Maria de Ripoll
Grabado de Parcerisa, publicado en
Recuerdos y bellezas de España (1843)
Santa Maria de Ripoll
Claustro de Santa Maria de Ripoll
Arcosolio con restos de una Virgen de estuco (sXIV ?)
Portada de Ripoll
El claustro de Ripoll
Santa Maria de Ripoll
Santa Maria de Ripoll
El claustro superior
Santa Maria de Ripoll
Santa Maria de Ripoll
Capiteles del claustro superior
Santa Maria de Ripoll
Planta del monasterio de Santa Maria de Ripoll,
según Gaietà Barraquer en Las casas de religiosos en Cataluña...
Santa Maria de Ripoll
Santa Maria de Ripoll
Grabado del Voyage pittoresque et militaire en Espagne (1828-30)
Institut Geogràfic i Geològic de Catalunya

Patrimonio disperso del monasterio de Santa Maria de Ripoll
Bíblia de Sant Pere de Rodes
Biblia de Sant Pere de Rodes
Historia de Moisés (vol. 1, hoja 73r)
Bibliothèque nationale de France
Bíblia de Sant Pere de Rodes
Biblia de Sant Pere de Rodes
Historia de Job (vol. 2, hoja 63r)
Bibliothèque nationale de France
Portada de Ripoll
La Biblia de Rodes
Del escritorio de Ripoll
Santa Maria de Ripoll
Santa Maria de Ripoll
Dovela procedente del monasterio
MNAC, Barcelona
Santa Maria de Ripoll
Santa Maria de Ripoll
Base de un baldaquino
MNAC, Barcelona
Santa Maria de Ripoll
Santa Maria de Ripoll
Base de eun baldaquino
MNAC, Barcelona
Santa Maria de Ripoll
Moisés. Compartimento de un retablo procedente del monasterio
Jaume Huguet, c1455
Museu Episcopal de Vic

Bibliografía:
  • ADELL, Joan-Albert (1987). Catalunya romànica. Vol. X. El Ripollès. Barcelona: Enciclopèdia Catalana
  • ARTIGAS RAMONEDA, José (1886). El monasterio de Santa Maria de Ripoll. Barcelona: F. Giró
  • BOLÓS, Jordi; HURTADO, Víctor (2001). Atles del comtat d'Osona (798-993). Barcelona: R. Dalmau
  • CABRERA GARRIDO, José María (1965). La conservación de la portada de Santa María de Ripoll. Ministerio de Educación Nacional
  • COSTA, Xavier (2019). Paisatges monàstics. El monacat alt-medieval als comtats catalans (segles IX-X). Tesi doctoral. Universitat de Barcelona
  • GAVÍN, Josep M. (1978). Inventari d'esglésies. Vol. 4. Garrotxa - Ripollès. Barcelona: Artestudi Edicions
  • JUNYENT, Eduard (1975). El monestir de Santa Maria de Ripoll. Ripoll: Junta d'Obra
  • MASFERRER, José (1888). El monasterio de Ripoll. Ripoll: Balagué
  • MUNDÓ, Anscari M. i altres (1992). Art i cultura als monestirs del Ripollès. Barcelona. P. Abadia de Montserrat
  • ORDEIG I MATA, Ramon (2014). El monestir de Ripoll en el temps dels seus primers abats (anys 879-1008). Vic: EH
  • PELLICER, José Mª (1888). Santa Maria del Monasterio de Ripoll. Mataró: F. Horta
  • PIFERRER, P. (1843). Recuerdos y bellezas de España. Catalunya. Vol. 2. Barcelona
  • SUREDA, Marc (2012). Una troballa recent: la Marededéu del Claustre de Ripoll. Taüll, núm. 35

Situación:
Vista aèria

En el centro de Ripoll